Mi Buceo - Comparador de Precios

Bucear en Venezuela – Los Roques

Bucear en Los Roques - Venezuela

Los Roques, el Caribe Venezolano

Aguas CristalinasLos Roques cuenta con una superficie de 221.120 hectáreas y está localizado en el Mar Caribe, al norte franco de la costa central de Venezuela y a una distancia aproximada de 166 Km. (84 millas náuticas) del puerto de La Guaira. Para tener acceso a «El Gran Roque» hay regularmente vuelos charter desde Maiquetía («AEROPUERTO INTERNACIONAL DE MAIQUETIA «Simón Bolívar«) y la isla de Margarita. Por la vía marítima, se puede llegar a los diversos cayos a través de embarcaciones privadas o alquiladas.

Principales actividades de la zona

Según donde nos encontremos, las actividades permitidas son las siguientes:

  •  Zona de Ambiente Natural Manejado : Efectuar paseos en bote, navegar a vela o motor por las rutas señaladas, practicar la pesca deportiva y observar o fotografiar la naturaleza.
  •  Zona Primitiva Marina : Además de las actividades anteriores, está permitido practicar la natación, el snorkeling, el submarinismo, el excursionismo por los senderos demarcados y la observación de la naturaleza en grupos no mayores de 15 personas.
  • Zona de recreación, Zona de Servicios : Además de las actividades mencionadas anteriormente, también se permite acampar, practicar deportes náuticos como el velerismo, el esquí, etc.

Gran RoqueAdemás, en la la Zona de Uso Especial se encuentra la Estación de Biología Marina Dos Mosquises, en donde se han desarrollado programas de investigación durante los últimos 40 años. Uno de los proyectos que lleva adelante la Estación es la cría y repoblación de tortugas marinas, y hoy es posible visitar el criadero ubicado en Dos Mosquises Sur, previa autorización del Instituto Nacional de Parques.

Por su fragilidad, no está permitido el acceso a la Zona de Protección Integral, salvo para realizar actividades de investigación debidamente autorizadas por la superintendencia del Parque Nacional.

Servicios en los Roques

En El Gran Roque se halla la pista de aterrizaje y en sus cercanías, el Centro de Atención al Visitante donde se puede solicitar información y permisos; la Superintendencia de INPARQUES, la oficina de la Autoridad Única de Área, el puesto de la Guardia Nacional, la estación de Guardacostas, la Inspección de Pesca y la Comisaría; algunos abastos; un puesto asistencial y teléfonos públicos. Además, algunos centros de enseñanza de submarinismo y alquiler de equipo. Existen posadas modestas y otras con más comodidades, operadas por empresas turísticas que, desde las principales ciudades de Venezuela, ofrecen variados paquetes de hospedaje y excursiones. El parque tiene designadas zonas para acampar, pero debe traer su propia tienda y equipo de acampada. En horas determinadas salen diariamente lanchas hacia los cayos.

Tarifas y permisos

La Autoridad Única cobra a visitantes nacionales e internacionales una tarifa al entrar al parque. Las siguientes actividades requieren de permisos expedidos por INPARQUES en el Centro de Atención al Visitante: acampar, fondear y/o visitar la Zona Primitiva Marina, practicar el submarinismo y la pesca deportiva.

Acerca del Parque Nacional Los Roques su presente y pasado

Parque Nacional Los RoquesHallazgos encontrados en algunas islas permiten establecer que, antes de la Conquista, no existían en Los Roques asentamientos fijos de población, sino más bien campamentos de indígenas que venían del continente para abastecerse de pescado, botuto y tortuga. Por algunos restos se ha precisado que se trata de ocupaciones procedentes del centro-norte de Venezuela (años 1430 y 1480), y de una ocupación anterior (1330) por parte de grupos de las islas Curacao, Aruba y Bonaire.

A partir de la Conquista, diversas relaciones geográficas designan el archipiélago con los nombres de Roca y Roques. Una vez que los yacimientos de perlas de Margarita, Coche y Cubagua se agotan los buscadores se centran en Los Roques, obteniendo muy poco éxito. Aparte de la explotación de las salinas, los españoles no encuentran razones para mantener nexos fuertes con un archipiélago que además es refugio frecuente de piratas. A principios del siglo XIX los habitantes de las Antillas Holandesas se vuelcan a explotar la cal de los corales roqueños, así como los manglares, de los que extraen fosfatos y guano para abonos químicos; de la madera del mangle rojo obtienen carbón vegetal para usarlo como combustible; y de la corteza, el tanino para curtir pieles. De esta mezcla de influencias españolas, holandesas e inglesas, se origina una gran parte de los singlares nombres de las islas: una raíz alusiva a la explotación de alguna materia prima más el sufijo «ki», derivado del inglés key, que a su vez surgió del «cayo» de los indígenas Arawacos venezolanos.

A partir de 1910, los holandeses van siendo desalojados de Los Roques y sustituidos por pescadores margariteños en busca de la langosta y botuto. De los 60 en adelante, su producción se comercializa en toda Venezuela e integra al archipiélago a la vida económica nacional. La población actual de Los Roques se concentra en gran mayoría en El Gran Roque y está compuesta por un 25% de margariteños nativos.

El Archipiélago de hoy día busca conciliar su desarrollo económico con su condición de parque nacional. Bajo ciertas reglamentaciones, se sustenta en el tradicional aprovechamiento de sus recursos pesqueros y, gracias a la espectacularidad de su paisaje, de la creciente actividad turística. Es el escenario de las procesiones marítimas en honor a la Virgen del Valle; de la pintoresca pesca artesanal, un ritual ejecutado cada amanecer por los pescadores y sus hijos en las más modestas condiciones; y también el paraíso adonde concurre un sinnúmero de turistas para unas vacaciones espléndidas

Ecosistemas marinos presentes en el Parque

Vista Aérea de los RoquesLa riqueza de especies en las aguas del archipiélago es impresionante. Sus arrecifes coralinos tienen un valor biológico, ecológico, fisiográfico y escénico incomparable; la fauna marina y otras formas de vida oceánica que ellos albergan constituyen el recurso natural más rico e importante, infinitamente más que los recursos del suelo.

Los arrecifes coralinos, son ambientes excepcionalmente variados en hábitat donde se generan pequeños espacios de rompientes y aguas tranquilas y zonas de luces y sombras plenas de nutrientes. Algunas especies de peces, como los navajones o peces cirujanos, las cachamas, isabelitas o peces ángel y mariposa, tienen adaptaciones especiales a la vida del arrecife; los llamativos peces lábridos limpian otros peces; los peces loro raspan con sus mandíbulas los pólipos de la superficie calcárea de los corales. De gran valor comercial son los pargos, rabirrubias, carites y meros; y mayor valor aún tiene la langosta espinosa, puesto que más del 90% de la producción nacional proviene de Los Roques.

Otro ecosistema submarino está constituido por las praderas de fanerógamas marinas: a diferencia de las algas, son plantas con flores que, tal como las hierbas terrestres se producen mediante flores y frutos. Se encuentran en aguas superficiales iluminadas por el sol, en profundidades que van de los 0,5 a los 6 o más metros, dependiendo de la transparencia de las aguas. Forman zonas oscuras en las aguas de poca profundidad detrás de barreras coralinas; o se ubican en las zonas de manglares, donde configuran el substrato ideal para el asentamiento de estas plantas. Las especies más comunes son la hierba de tortuga, el alimento favorito de las tortugas verdes, los peces loros y los cirujanos; y la hierba de manatí, cuyas hojas se asemejan a un espagueti.

Zona de BuceoCientos de peces se encuentran en las praderas de fanerógamas el laberinto perfecto, pleno de nutrientes, para desovar, vivir su etapa juvenil y esconderse de sus enemigos. También sirven de refugio a estrellas y pepinos de mar, gusanos y moluscos como el muy perseguido botuto, uno de los mayores caracoles del Caribe, de concha rosada y carne muy apreciada. El botuto se ha comercializado en gran escala como plato típico de algunas islas del Caribe. Además, se le ha atribuido popularmente facultades afrodisíacas y su concha ha sido ampliamente usada en ceremonias religiosas, como utensilio casero y prenda de recuerdo. En los Roques, las poblaciones de botuto se vieron francamente disminuidas, de ahí que su captura ha sido temporalmente prohibida.

Un sitio pensado para el Buceo en Familia

Buceo en los RoquesEl Parque Nacional nos permite disfrutar de agradables momentos con la familia, sean o no amantes del buceo. Para aquellos acompañantes buceadores, tendrán la oportunidad de conocer a fondo los mejores puntos de inmersión del Parque Nacional Archipiélago de Los Roques y sin embargo podrá compartir muchísimos momentos con sus acompañantes.

Los no buceadores podrán disfrutar de las increíbles playas a las que una barca les puede trasladar cada día. Se puede coordinar y elegir la más cercana al punto de inmersión de los buceadores, para que durante el descanso entre inmersiones puedan compartir la comida, snorkel, paseos, kayak, etc.

Así todos tendrán la posibilidad de visitar las islas y cayos más espectaculares e incluso podrán conocer la Fundación Científica Los Roques en su base en Dos Mosquises.

Playas de Arena Blanca CoralinaEl alojamiento en familia es posible dada las comodidades de la zona. Aquí la tranquilidad y el contacto con la gente local hacen de esta “aventura” en Los Roques una experiencia inolvidable. La esmerada cocina y el amable y eficaz servicio hará que disfrute de este cálido sitio al mejor estilo caribeño. Sencillas habitaciones con baño privado y agradables áreas comunes aseguran la total satisfacción de sus visitantes.

Al llegar sobrevolando al archipiélago quedara impactado por la magnificencia de sus barreras de Coral con infinitas escalas de azules y verdes. Aproveche y descanse sobre sus blancas arenas y sumérjase en las aguas turquesas de Los Roques descubriendo la fantasía de un Mundo Submarino tropical.

Recomendaciones para la visita

Lea cuidadosamente las siguientes recomendaciones, así evitara cualquier inconveniente o sanción por desconocimiento de las mismas:

  • Los corales son seres vivos, romperlos, extraerlos, pararse o anclarse sobre ellos pueden causarle la muerte y así destruiremos el paisaje que a la naturaleza le ha costado siglos construir.
  • La pesca con arpón ocasiona daños a la fauna marina y ahuyenta a los peces, empobreciendo a las comunidades marinas.
  • Las Tortugas Marinas y el Botuto o Guarura son especies en peligro de extinción. Por favor, ayudé a protegerlos. Ellos también merecen vivir.
  • Las playas del Archipiélago se caracterizan por tener arenas muy blancas. Las fogatas las ennegrecen y además el fuego mata los organismos que viven en ella.
  • Las arenas del Archipiélago están formadas por carbonato de calcio, gracias a la disgregación de corales muertos, conchas de caracoles y otros esqueletos por lo tanto la extracción fuera del parque de estos restos alteran el ciclo existente. Por favor, depende de nosotros que este equilibrio no se rompa.
  • El uso del Jet-Esquí además de perturbar la tranquilidad del lugar, ocasiona daños a los organismos microscópicos que sirven de alimento a los peces.
  • El periodo de veda para la captura de la Langosta se inicia desde el 01 de Mayo hasta el 31 de Octubre.
  • La temporada de captura se inicia desde el 01 de Noviembre hasta el 30 de Abril y durante la misma no se permite:
    • Captura de hembras ovadas.
    • Captura de individuos con carapacho menor a 12 cm. o en su defecto con peso menor a 1 Kg.
    • El transporte de un número superior a seis (6) ejemplares por persona.
  • Para las siguientes actividades: acampar, pesca deportiva y submarinismo con aparato de respiración autónomo, debe solicitarse autorización.
  • Los capitanes de las embarcaciones deben registrarse ante las oficinas de INPARQUES ubicadas en el GRAN ROQUE, o en su defecto en CRASKY y/o DOS MOSQUISES.
5/5 (23 Reviews)
Contacto | Quienes somos | Política de Privacidad | Política de Cookies | Aviso Legal
Los precios y la disponibilidad de los productos de Amazon y otras tiendas pueden ser distintos a los publicados.